La Microbiología del Suelo siempre ha sido reconocida como un componente importante de la Agronomía. Desafortunadamente, todo el foco en microbiología del suelo ha estado en solamente las cosas malas que los microbios hacen, principalmente infecciones fungicidas y bacterianas de plantas. Los productos de protección de cultivos (fungicidas, herbicidas y pesticidas) siempre han sido la primera opción en agronomía para combatir y controlar los patógenos de las plantas. No hay argumento de que hayan sido herramientas eficaces y poderosas para la agricultura. La microbiología, sin embargo, está preparada para convertirse en una herramienta tan poderosa en términos de crecimiento y protección de cultivos. Hemos aprendido más acerca de la microbiología del suelo en los últimos años que en toda la historia científica. No sólo en términos de cómo los microbios funcionan como patógenos, sino más importante de cómo los microbios funcionan de una manera simbiótica que contribuye directamente e influye en la salud de las plantas.

Los beneficios evidentes de la microbiología del suelo saludable están bien documentados. Las Rhizobacterias Promotoras del Crecimiento de las Plantas (PGPR) y su beneficio han sido discutidos en la literatura por décadas. Los PGPR compiten con patógenos, alivian las tensiones abióticas, aumentan la absorción de nutrientes y producen hormonas, vitaminas y citoquininas para la planta o el árbol.
La ciencia ha desarrollado una serie de nuevas herramientas para medir con mayor exactitud la microbiología del suelo.

Desafortunadamente, utilizando estas herramientas analíticas, podemos ver muchos de los procesos requeridos por la agricultura de producción para cultivar eficientemente y económicamente el impacto de la microbiología del suelo. Las aplicaciones de fungicidas y pesticidas, la fertilización y la desherbada química han demostrado que afectan la microbiología del suelo.

Ahora entendiendo el papel más amplio que juegan los microbios en la producción de cultivos y la salud de las plantas, una buena estrategia para tomar medidas para apoyar la biología del suelo debería ser parte de cualquier programa agronómico.

El investigador estadounidense William Albrecht (nacido en Alemania) demostró que para que haya equilibrio en el suelo y la cosecha para conseguir lo mejor posible comenzando a crecer debe haber equilibrio entre todos los elementos – vea la figura.

En Sobec estamos ayudando a crear el equilibrio estimulando la microbiología del suelo natural y la actividad microbiana.

3rings
El modelo de William Albrecht para el equilibrio en el suelo